PINTURA

Mary Cassatt y Edgar Degas, juntos y revueltos

cassat

Nunca ha constituido ningún misterio la compleja red de amistades e influencias mutuas que se fue tejiendo entre los pintores que integraron la corriente impresionista. Gracias a la literatura y al cine, ya es legendaria la relación extrema de amor-odio que compartieron Van Gogh y Gauguin; pero, aunque probablemente se tratase de la más pasional, no pasó de ser una más de las interacciones casi innumerables que se dieron entre los miembros del movimiento. Una de las mejor conocidas es la que mantuvieron Edgar Degas y Mary Cassatt, a la que la Galería Nacional de Arte de Washington dedica una exposición conjunta con varios trabajos de ambos artistas.

Aunque pueda parecer mentira cuando pensamos en el ambiente de libertinaje que los tópicos nos han transmitido acerca del París de finales del siglo XIX, lo cierto es que su sociedad se puede calificar como tremendamente machista. El que una mujer se dedicase a la creación artística resultaba cómico, cuando no ofensivo, hasta el punto de que se las prohibía matricularse en la Escuela de Bellas Artes. Éste es el motivo, junto con la juventud de la norteamericana, de que ya en aquel momento se tomara a Cassatt como una simple discípula ―o incluso como una protegida― de Degas. Sin embargo, como veremos a continuación, la realidad era bien distinta.

Con el fin de documentar la exposición, el museo realizó previamente un importante trabajo de investigación que ha demostrado que, lejos de existir una relación de dependencia o ascendiente entre ellos, la admiración y la influencia eran mutuas. Así, Cassatt sería la responsable de que Degas incluyera ciertos pigmentos metálicos en algunas de sus obras, por ejemplo.

Pero la sorpresa mayúscula saltó durante el análisis de la obra de Cassatt “Niña en un sillón azul”, puesto que el empleo de tecnología radiográfica ha revelado que el maestro francés no se limitó a aconsejar a su compañera sobre la composición, sino que trabajó directamente en el lienzo. De este modo, podría llegar a hablarse de una suerte de coautoría, lo cual abre una apasionante vía de investigación sobre otros cuadros impresionistas que quizá acabe revolucionando por completo nuestra percepción sobre esta irrepetible generación de genios.

Fuentes:

http://www.nga.gov/content/ngaweb/exhibitions/2014/degas-cassatt.html

http://news.yahoo.com/museum-reveals-degas-cassatts-interaction-art-061515916.html

Leave a Reply