CINE

El asesinato según Hitchcock (y Warhol)

hitch

En 1969, Andy Warhol y Gerard Malanga fundaron la revista Interview Magazine. En sus primeros tiempos, Warhol se implicó en el proyecto de tal modo que él mismo entrevistó a varios personajes relevantes. Se trataba de entrevistas bastante cortas que más bien se desarrollaban como conversaciones informales. El invitado en el número de septiembre de 1974 fue un Alfred Hitchcock que ya se hallaba en la recta final de su carrera y de su vida. No obstante, volvió a dar un buen ejemplo de ese legendario sentido del humor negro y morboso que, según se cuenta, tanto aterraba a todas sus rubias, excepto a Grace Kelly.

Desgraciadamente, la hemeroteca virtual de Interview Magazine ―que continúa publicándose― no incluye esta entrevista en concreto. Sin embargo, Filmmaker IQ ha rescatado para su página web el texto completo del encuentro entre estos dos pesos pesados. Una vez más, me he tomado la licencia de traducirla al castellano, tratando de conservar su espíritu en la medida de lo posible:

Andy Warhol: Dado que ha conocido tantos casos, ¿alguna vez se ha preguntado cuál es el verdadero motivo que lleva al asesinato? Es algo que siempre me ha intrigado… El porqué.
Alfred Hitchcock: Bueno, verás… Hace años se trataba de motivos económicos, ¡en serio! Especialmente en Inglaterra. Para empezar, era difícil obtener el divorcio, y además costaba muchísimo dinero.
Andy Warhol: ¿Pero qué clase de persona puede cometer un asesinato? Quiero decir, por qué motivos.
Alfred Hitchcock: Por desesperación. Lo hacen por desesperación.
Andy Warhol: ¿En serio?…
Alfred Hitchcock: Desesperación absoluta. No tener dónde ir: no había moteles en aquellos tiempos y habrían tenido que irse a dormir al parque, detrás de los matorrales. Y ante la desesperación, asesinaban.
Andy Warhol: ¿Y qué pasa con los asesinos en masa?
Alfred Hitchcock: Bueno, ésos son psicóticos, ya sabes. Están absolutamente locos. Con mucha frecuencia se trata de impotentes. Es como lo que yo mismo mostré en “Frenesí”. El hombre era totalmente impotente hasta que mataba, y así era como lograba disfrutar. En todo caso, hoy, en la “era del revólver”, como alguien podría llamarla, creo que hay más armas dentro de las casas que en la calle, ¿no crees? Y no es difícil que un hombre pierda la cabeza…
Andy Warhol: A mí me dispararon una vez, y te sientes como en una película. Soy incapaz de verlo como algo real. Todo aquello es todavía como una película para mí. Me ocurría a mí, pero era como estar viéndolo por la tele. Acaba siendo lo mismo verlo en televisión y que te lo hagan a ti.
Alfred Hitchcock: Así es, así es…
Andy Warhol: Así que siempre pienso que la gente que lo hace debe de sentirse de la misma manera.
Alfred Hitchcock: Bueno, muchas veces esas cosas se hacen en un arrebato, ya sabes.
Andy Warhol: Ya, pero si lo haces una vez, puedes hacerlo otra, y si sigues haciéndolo, supongo que se acaba convirtiendo en una especie de pasatiempo.
Alfred Hitchcock: Bueno, eso también depende de cómo te hayas desecho de tu primer cadáver. Es un pequeño problema que aparece después de cometer tu primer asesinato…
Andy Warhol: Sí, pero si lo haces bien, ya estás en camino. Mire, siempre he pensado que un carnicero podría hacerlo muy fácilmente. Siempre he pensado que los carniceros podrían ser los mejores asesinos.

warhol-hitch

Quizá, lo más sorprendente de esta entrevista sea cómo, en tan pocas palabras, quedan perfectamente retratadas las personalidades que siempre se ha venido a atribuir a sus participantes. Un “Hitch” socarrón, impasible y siniestro frente a un Warhol narcisista e inseguro, poseído por tal afán de protagonismo que, siendo el entrevistador, se reserva para sí mismo la última intervención. Puede que nos hayan contado muy bien cómo eran realmente estos dos genios, o quizá sólo sea que ambos se sabían su papel de memoria.

Aquí dejo el enlace al artículo completo en inglés.

Deja un comentario